Regalo navideño de Loli

regalo Loli

viernes, 27 de marzo de 2015

Carrilleras de cerdo al curry


Las carrilleras, tanto de cerdo como de ternera, es un tipo de carne que tiene muy buena aceptación en casa. Antes pocas veces las conseguía, y sólo las preparaba de vez en cuando. Ahora ya las encuentro con más facilidad y por ello también voy variando su preparación. Independientemente de que esta carne de por sí ya es muy melosa y una vez bien cocinada queda tan blanda que se deshace en la boca, les agradó el sabor de la salsa aderezada con el curry. Ya las he repetido en más de una ocasión. 


Ingredientes

dos o tres carrilleras de cerdo por persona, dependiendo del tamaño
una cebolla picada
una zanahoria cortada en dados pequeñitos
un trozo  de una rama de apio
dos cucharadas de mantequilla
una cucharada rasa de harina
medio vaso de leche evaporada (tomando como medida un vaso de 250 ml.)
ralladura de limón
jengibre fresco, un trozo de unos dos centímetros
una cucharadita de curry en polvo
vino blanco
aceite de oliva
sal

Preparación


Cubrir el fondo de la cacerola que vayamos a cocinar con aceite de oliva. Sellar las carrilleras dorándolas bien por todos lados. Reservar.
Añadir a la cacerola la mantequilla, la cebolla, la zanahoria, el jengibre pelado y rallado , la ralladura de limón y el apio. Dejamos que vayan sudando aproximadamente unos cinco o siete minutos. Si vemos que pudiese necesitar un poco más de aceite se lo añadiremos.
Agregar la harina, remover e incorporar el vino blanco, una cantidad suficiente que deberá de cubrir
la carne.Dejar hervir y evaporar un poco. Añadir nuevamente las carrilleras a la olla, salar y dejamos cocer tapado a fuego medio bajo durante algo más de una hora.


Transcurrido ese tiempo agregamos la leche evaporada, subimos el fuego y al levantar el hervor volvemos a bajarlo y dejamos que se acabe de cocer la carne con la olla tapada. A los quince o veinte minutos comprobamos si ya está lista, en caso contrario dejamos cocinar un rato más hasta que ya veamos que está tierna.

Y buen provecho....

*Podemos sustituir la leche evaporada por leche de coco sin azúcar o por nata
*Se puede triturar la salsa si la queremos más fina. Para ello retiramos la carne y en un recipiente adecuado la trituramos y luego la colamos. Volvemos a poner las carrilleras en la olla y bañamos con la salsa. Le damos un hervor de un par de minutos y listas
*Podemos usar jengibre en polvo en el caso de no disponer de fresco

miércoles, 11 de marzo de 2015

Magdalenas de chocolate


 Vamos con un bocado dulce, unas ricas magdalenas de chocolate. Para desayunar, merendar o picotear en caso de apetecernos algo dulce.

Ingredientes (para 12 unidades)

150 gr. de harina con levadura (o 150 gr. de harina común y medio sobre de levadura química)
140 gr. de mantequilla ablandada
2 huevos grandes (en caso de ser pequeños usaremos 3)
90 gr. de azúcar + un poco más para espolvorear por encima
20 gr. de cacao en polvo sin azúcar
1 cucharadita de vainilla líquida
2 cucharadas rasas de miel
Una pizca de bicarbonato

Preparación

Batir los huevos con el azúcar.Añadir la mantequilla y la miel mezclando bien.Agregar también la vainilla y finalmente la harina, el cacao y el bicarbonato tamizados. Remover hasta conseguir una mezcla homogénea.
Verter en las cápsulas de preparar magdalenas llenándolas hasta dos tercios de su capacidad. Espolvorear por encima de cada una un poco de azúcar.
Meter al horno precalentado a 200ºC, calor arriba y abajo. Dejar que se hagan durante unos 12 a 15 minutos o hasta que veamos que al pincharlas con un palillo, éste salga limpio.


domingo, 22 de febrero de 2015

Pollo aromático asado al horno

Ya casi han transcurrido dos meses desde el comienzo de este año 2015 y todavía voy a publicar el primer post en esta cocina virtual. Un poco más y llega antes la primavera.
 Empezamos con algo sencillo, que no nos dará demasiado trabajo y mientras se va haciendo podemos realizar otras tareas, pues no necesita demasiada atención por nuestra parte.        

Ingredientes

un pollo entero
hierbas frescas(tomillo, orégano y romero)
tres o cuatro dientes de ajo grandes
una cebolla
tres tomates
sal

Preparación

 
Comenzamos preparando un majado con las hierbas frescas, los ajos y un poco de sal.
Preparamos el pollo lavándolo y limpiándolo bien. Lo embadurnamos  con el majado preparado. Lo amarramos un poco y colocamos en una bandeja apta para ir al horno. Troceamos la cebolla y los tomates e incorporamos a la bandeja.

Metemos al horno precalentado a 200 º C y dejamos que se vaya haciendo.
Durante su cocción sólo tendremos que regarlo de vez en cuando con el propio jugo que va soltando.
Transcurridos unos cuarenta y cinco minutos estará listo para llevar a la mesa. Aunque si el pollo es grande puede que necesite algo más de tiempo.
Y ya podemos disfrutar de su sabor acompañado de algo que nos guste. Una ensalada, unas patatas asadas, un arroz hervido....

*En caso de no tener la suerte de disponer de unas hierbas frescas, podemas usar de las secas.

martes, 4 de noviembre de 2014

Tomates rellenos de risotto de verduras. Receta de aprovechamiento

En esta ocasión he rellenado los tomates con los restos de un risotto de verduras del día anterior. Podemos usarlos de cualquier otro tipo de arroz que hayamos preparado o de un plato de pasta. En caso de que hayamos usado carne con hueso, debemos deshuesarla y trocear las piezas. Y sí hemos usado pescado, quitar las espinas.

 Ingredientes (para unos cuatro tomates de tamaño medio)

4 tomates
una cucharada de cebolla picada
aceite de oliva
risotto que nos haya quedado de otra comida, unos 300 gramos
una o dos cucharadas de salsa de tomate
sal
pimienta, en caso de querer darle un toquecillo picante
Preparación

Lavados y secos los tomates, le sacamos una tapa cortando por el lado del pedúnculo. Vaciamos los tomates, desechamos las semillas y la carne la troceamos.
Si queremos los salamos un poco por dentro, aunque yo no lo he hecho, y rociamos con un poco de aceite. Reservamos.
Rehogamos la cebolla en una sartén o en una cacerola con un fondo de aceite. Cuando esté algo blanda añadimos la carne de los tomates troceados y dejamos que se vayan haciendo unos cinco minutos. Cuando veamos que  ya se van deshaciendo un poco incorporamos la salsa de tomate y los restos de risotto. Apartamos del fuego y mezclamos bien. No añadimos sal al relleno porque ya lo tiene el arroz aprovechado, pero si la pimienta en caso de que se la pongamos.
Rellenamos los tomates, cubrimos con la tapa y pulverizamos con un poco de aceite.
Metemos al horno precalentado entre 190 a 200 º C entre quince a veinte minutos. Cuando veamos que ya están en su punto, sacamos del horno y servimos.

martes, 28 de octubre de 2014

Conejo asado con setas de temporada

 Aprovechando que es tiempo de setas preparé este conejo asado con unas pocas que habíamos recogido el día anterior. Quedó un plato con una salsa de vicio. Como también tenía unas castañas cocidas, le puse unas pocas.

Ingredientes

un conejo
setas de temporada (en mí caso eran unos cantherellus cibarius, russulas y un boletus pequeño)
un cuarto de una cebolla+ media cebolla, no demasiado grande
un vaso y medio de aceite de oliva
un vaso de vino blanco
5 ó 6 dientes de ajo
pimiento rojo
una ramita de perejil
especies para carne
una rama de tomillo fresco
sal

Preparación

Lo primero será preparar el conejo, le sacaremos los restos de visceras que tenga en el interior y la grasa que encontremos tanto dentro como fuera. Lo troceamos y lo adobamos con un majado con los dientes  de ajo, el perejil, las especies de carne y la sal. Esto podemos hacerlo el día anterior para que vaya cogiendo más sabor del adobo. Pero de no haberlo hecho, con una o dos horas antes de preparlo será suficiente.
En el momento de prepararlo pondremos el aceite en una cacerola junto con el cuarto de cebolla pelado y el pimiento rojo en trozos. Cuando comience a hervir incorporamos el conejo y lo vamos dorando por todos lados. Una vez que esté dorado le añadimos el vino blanco, dejamos hervir y que el vino se evapore un poco. Tapamos la cacerola y bajamos el fuego al mínimo. De vez en cuando le daremos la vuelta a la carne.
Mientras el conejo se va haciendo picamos la media cebolla y la pochamos con un fondo de aceite en una sartén a fuego medio, para que se vaya haciendo un poco y no se queme.
Entretanto se va pochando la cebolla, cortamos las setas en trozos y a continuación se las añadimos a la sartén. Salteamos unos cinco minutos con un poco de sal y pimienta.
Salteadas las setas junto con la cebolla, las incorporamos a la cacerola junto con la rama de tomillo.  Y continuamos con la cocción una media hora más.
Yo como tenía unas castañas cocidas, unos cinco minutos antes de apagar el fuego, también se las agregué a la cacerola.

Un rico plato otoñal que nos encantó. Primero disfrutamos en el monte y luego en la mesa....
Cuando se acabe la temporada de setas habrá que disfrutarlo con setas secas a falta de las frescas. O con las setas de cultivo que encontremos en el super, aunque no sea lo mismo.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Mermelada de physalis

 Este es el segundo año que preparo mermelada con los physalis cultivados en casa. De momento sólo tengo un bote almacenado, pero ya estoy recolectando más. Este año están madurando con más lentitud que el anterior. Esperemos que tarden en llegar las heladas, las plantas todavía están cargadas de frutos verdes.

Ingredientes (dan para un frasco de unos 350 ml. de capacidad)

500 gramos de physalis
275 gramos de azúcar
medio vaso de agua, sobre unos 125 ml.
el zumo de medio limón

Preparación
 Poner todos los ingredientes en una cacerola y llevar al fuego. Cuando comience a hervir bajar un poco el fuego e ir removiendo de vez en cuando y al mismo tiempo iremos ayudando a romper los frutos.
Cuando haya alcanzado el punto de mermelada deseado, apagamos el fuego. Le quitamos la espuma que se haya formado y pasamos por el chino o un pasapurés.
Llevamos nuevamente al fuego para calentar un poco y rellenamos los frascos , que previamente habremos esterilizado, dejando sobre medio centímetro sin rellenar y cerramos bien. Dejaremos el frasco boca abajo como mínimo unas veinticuatro horas para que haga el vacio.
Y ya tenemos la mermelada lista para disfrutar, aunque es mejor dejar que pase un tiempo antes de consumirla, almacenada en un lugar fresco y oscuro.